Trasplante de córnea.

Una córnea sana debe permanecer clara (transparente). Cuando la córnea presenta alguna opacidad, deformidad (queratocono), distrofia de Fuchs (las células de la capa interior no funcionan) o cicatrices, podría ser necesario reemplazarla mediante una cirugía en la cual se utiliza una córnea sana.

Hay 3 tipos de procedimientos.

Queratoplastia de Penetración (QP) o trasplante de córnea de espesor total:

cuando las capas delantera e interior de la córnea están dañadas, podría ser necesario reemplazar la córnea completa, extrayendo la dañada y sustituyéndola por una sana; con este procedimiento el tiempo de recuperación puede ser hasta de un año.

(Imagen ilustrativa)

(Imagen ilustrativa)

Queratoplastia Lamelar Anterior Profunda (QLAP) o trasplante de córnea de espesor parcial:

se presenta cuando las capas delantera e intermedia están dañadas. En este caso, sólo se extraen esas capas. La capa endotelial así como la capa posterior delgada, se mantienen en su lugar, este procedimiento es para los pacientes con queratocono.

La Queratoplastia Endotelial o trasplante parcial:

cuando la capa más interna de la córnea llamada “endotelio” está dañada se hace una pequeña incisión retirando el tejido enfermo sustituyéndolo por tejido sano, colocándose puntos que posteriormente se retiran, este procedimiento reduce el riesgo de rechazo.

(Imagen ilustrativa)

El especialista determinará el procedimiento ideal para cada paciente.

Contáctanos
¡Llámanos!
Facebook
Twitter