Uso de gafas.

Cuando tienes un problema refractivo, lo ideal es usar gafas con la graduación correcta. Sin embargo, para quienes lo más importante es la apariencia, buscarán pretextos para evitarlas.

Si necesitas gafas para mejorar tu visión, debes usarlas, de lo contrario, o si tu graduación no es correcta, puedes provocar diversos malestares y riesgos:

Dolor de cabeza.

Irritación en los ojos.

Problemas para conducir.

Bajo rendimiento en el trabajo y/o escuela.

Inseguridad en tus movimientos y riesgo de caídas.

Incapacidad para reconocer objetos y/o personas a larga, mediana y corta distancia.

Usar la prescripción adecuada permite que tus ojos descansen evitando esfuerzos adicionales.

¿Qué pasa cuando te quitas los anteojos o se te olvidan?

Tu cerebro está tan acostumbrado a ver bien que cuando no los traes llegas a pensar que su uso ha empeorado tu visión, cuando la realidad es que tu cerebro ya sabe qué es ver bien.

No es la costumbre de usar lentes, es que te acostumbras a ver bien.

Contáctanos
¡Llámanos!
Facebook
Twitter