Ojo Seco

Los ojos se mantienen húmedos y esto se logra gracias a las lágrimas que produce nuestro organismo, cuando éstas son insuficientes se provoca una condición llamada OJO SECO. Cada vez que parpadeamos lubricamos nuestro ojo dejándolo limpio y húmedo, lo que nos permite mantener una  buena visión.

Las personas que pueden desarrollar ojo seco generalmente son mayores de 40 años, siendo más común en mujeres por cuestiones hormonales, sobre todo después de la menopausia. Algunas enfermedades como diabetes, lupus, artritis reumatoide o el síndrome de Sjorgren contribuyen a tener ojo seco.

Causas:

  • La edad es un acusante de la poca producción de lágrimas.
  • Cambios hormonales
  • Usuario de lentes de contacto
  • Estar frente a pantallas y/o leer  durante periodos largos reduce el movimiento de parpadear.
  • Medio ambiente. Clima seco, aire acondicionado, calefacción

Síntomas:

  • Comenzón, ardor, ojo rojo
  • Sensación arenosa
  • Visión borrosa
  • Molestia a la luz
  • Lagrimas excesivas

Si tienes algunos de estos síntomas acude al oftalmólogo, las pruebas a realizar consisten en explorar con la lámpara de hendidura para evaluar la calidad y cantidad de lagrima así como la prueba de Schirmer.

En la mayoría de los pacientes de ojo seco no existe complicación si es tratado en las primeras etapas, el tratamiento consiste en la aplicación de lágrimas artificiales que hacen la misma función que las lágrimas naturales: lubricar el ojo. En algunos casos el ojo seco puede ser más severo provocando lesiones en córnea, lo cual obliga a diferentes tratamientos como: medicamentos anti-inflamatorios en gotas, inmunomoduladores, medicamento tomado y suero antólogo (se prepara con la sangre del paciente).

Contáctanos
¡Llámanos!
Facebook
Twitter