Tamiz Oftalmológico

Una de las primeras valoraciones del recién nacido debe ser la exploración externa ocular para detectar malformaciones.

Comienza con el estudio de Reflejo Rojo, que consiste en proyectar una luz roja hacia la pupila para saber si los medios transparentes del ojo están bien.

Posteriormente se realiza un Tamiz Ocular que consiste en revisar la totalidad del ojo incluyendo las partes internas para detectar algún problema con consecuencias en el desarrollo de la visión. Para este estudio se utiliza el oftalmoscopio, a través del cual se detectan alteraciones oculares posteriores del ojo (nervio óptico y retina) que no son aparentes en una revisión simple, pero pueden producir baja visión o ceguera.

Idealmente, se aplica durante el 1er mes de vida.Tomemos en cuenta que los 3 primeros meses son fundamentales en el desarrollo de la visión.

Es importante realizar el Tamiz Ocular a los bebés prematuros o si existe una historia familiar de padecimientos de la visión.

Consideremos que por sí solos los neonatos no podrían alertarnos de problemas con sus ojos, apenas están aprendiendo a ver y no serían capaces de distinguir una buena visión o la afectación de una catarata congénita.

Dicha catarata (la más común en bebés) puede tratarse a tiempo y evitar consecuencias negativas de por vida.

Te recomendamos realizar estudios oftalmológicos adicionales a los 6 meses, 1 y 3 años de vida.

Contáctanos
¡Llámanos!
Facebook
Twitter